Manifiesto Colombianista

En una de las escenas de la película española “magical girl” del año 2014 (película que recomiendo poderosamente)  uno de los actores hace alusión a la división entre la razón y la emoción en los países. Dice que los países del norte son países “cerebrales” si, así dijo “CEREBRALES” y que nosotros los latinos junto con los árabes somos países “pasionales” o “emocionales” y que hemos aceptado tal adjetivo sin complejos ni culpa.

Estoy de acuerdo con aquella descripción del guionista de la película. No en vano se nos ha considerado con tan alta distinción de ser uno de los países más felices del mundo. Y es que es muy difícil explicar una afirmación como esta sabiendo que llevamos más de 60 años en guerra civil que han dejado millones de muertos y desaparecidos, donde se han construido hornos para eliminar cadáveres, se las han apañado para construir un collar bomba,  donde las fuerzas militares han presentado falsos positivos y una población en su mayoría está en la pobreza. Y nosotros: totiados de la risa! Explicar este fenómeno con argumentos lógicos y racionales parece algo imposible. Tenemos que hacer uso de nuestros instintos y saber que en este país todos los problemas se olvidan con trago, carnavales y fornicación (guepajé!).

A pesar de nuestro pasado infausto. Creo que el momento de nosotros los colombianos ha llegado! Hago un llamado a toda esa raza mestiza que se encuentra esparcida como gorgojos por el mundo y se vuelquen hacia su país (Pocos pueblos han sido tan prolíficos como el nuestro: haga la prueba y levante una piedra) que los triunfos que han venido ocurriendo en los últimos años con Nairo Quintana, Catherine Ibargüen, Orlando Duque, la selección Colombia de futbol y hasta la Miss universo, hinchen nuestros pechos y provoquen en nosotros orgullo y patriotismo.

No podemos conformarnos con la nación actual que tenemos. Podemos ser algo mucho mejor. Tenemos que ser algo mucho mejor. No podemos seguir con una nación en guerra. No podemos continuar con un país con índices tan elevados de pobreza.  No más inseguridad en sus calles. Tenemos que apuntar a ser líderes de la región y luego líderes mundiales! (droga no se vale).

Estos y cada uno de los clamores de nuestro pueblo vienen acompañados por compromisos  también. Todos y cada uno de nosotros debe hacerse la pregunta ¿Qué puedo hacer por mi país? ¿Cómo puedo ayudar a los demás? Son preguntas que son muy difíciles de digerir porque implican proponer soluciones para beneficio de otros. Algo a lo que muy poco estamos acostumbrados.

Oído querido pueblo colombiano! Hemos sufrido la partida temprana de compatriotas, hermanos han herido a sus hermanos, padres han enterrado a sus hijos. Que el sacrificio de sus vidas no hayan sido en vano para construir una nueva y mejorada nación hinchada de cultura ciudadana y valores. Oh pueblo herido! Que la emoción no enceguezca la poca razón que se necesita para ver que el conformismo no es el camino hacia la gloria y el legado. ¡hasta la victoria (sumercé)!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s