El Jeisbúc!

Cómo se topan! Facebook cumplió 10 años. Sin lugar a dudas ha sido el invento más importante en los últimos años. No solamente cambió la forma en que nos comunicamos sino que transformó radicalmente la forma en que interactuamos con la gente que nos rodea y también con las  que no tenemos ni puñetera idea quienes son!  Incluso cambió el ritual habitual de cortejo en donde después de una breve charla o una canción del maestro Wilfrido Vargas, se procedía a indagar el numero de siete cifras del fijo de la casa de la doncella (que raro, a todas se les dañaba el teléfono preciso ese día de la fiesta). Este paso se convirtió en algo obsoleto e innecesario. En su lugar se optaba por espetar un simple: “cuál es tu feis?”.

Tengo cierta fascinación por Mark Zuckerberg y su grupo de amigos nerdos (mutación del anglicismo “nerd” que significa ñoño o empollón) porque  mientras yo estaba bebiendo inconmensurables cantidades de guaro con mis amigos; Mark y sus amigos, en cambio, estaban creando una red social que cambiaría el mundo y de paso lo convertiría en el joven más rico del orbe. Me tranquilizó un poco enterarme que el muy abeja, se robó la idea de sus otros compañeros de universidad cuando intentaron contratarlo para desarrollar el proyecto. Como si eso fuera a quitarle un solo dólar de su cuenta bancaria o demeritar el hecho que es una de las personas más influyentes del mundo.

Hoy por hoy nos comunicamos por medio de imágenes y fotografías. Y es que ahora le sacamos foto a todo. Sí… sin ningún tipo de criterio aparente vamos tomando fotos sin ton ni son. Ahora mismo el destino final de las fotos no son aquellos álbumes a los que se les despegaba esa cubierta transparente con su estridente sonido característico sino quién sabe qué servidor situado en Silicon Valley. Cuando uno está en un restaurante con amigos dispuesto a mandar la cuchara al seco porque la vaina es de hambre, es realmente estomagante, darse  cuenta que el resto de personas está buscando el ángulo o el enfoque adecuado para un arroz con pollo. Puedo entender que  existen algunos chefs que realizan platos esplendidos con presentaciones verdaderamente exquisitas pero si uno no está en un restaurante de 3 estrellas michelín, no veo la necesidad de registrarlo para las próximas generaciones.

En Facebook se pueden evidenciar ciertos comportamientos que no dejan de ser curiosos. Por ejemplo aquella damisela que como foto de perfil tiene a  Snoopy, a Garfield, a Mickey Mouse o algo similar, la razón es simple, y tiene mucho que ver con que  no es muy agraciada que digamos. También hay ciertos personajes en los que me incluyo, que íbamos agregando viejas que estaban ligeras de vestiduras donde era evidente y claro que el perfil era más falso que una moneda de cuero. Lo chistoso es que 10 años después, me sobran los dedos de las manos y los pies para contar amigos que continúan haciendo lo mismo. Pero mi conducta favorita, sin lugar a dudas, es la de  aquellas personas que lanzan mensajes poco claros y que pueden dar pie a un millón de interpretaciones diferentes con mensajes como: “esperando que se den las cosas…”, “feliz porque se cumplió…”o “Pensando en lo que pudo ser…”.

Las parejas no escapan a este tipo de fenómeno. Tal es el caso de aquellas parejas que se declaran amor del puro y verdadero y andan publicando mensajes como: “te amo bebé o baby hermoso” (cómo detesto que me infantilicen de esa manera), “cada día te amo más y más”, “somos la pareja ideal” o “nada ni nadie nos podrá separar” solo deja entrever los problemas tan verracos  de comunicación que existen en la relación porque soy de los que piensan que si uno tiene que decirle algo a su consorte pues simplemente se lo dice y ya está.

Asimismo, existen estas bellezas que andan publicando todo aquél episodio de sus vidas por más insignificantes que sean. Divulgan si desayunan, si almuerzan, si comen, si se van de rumba, si van a hacer mercado…no hombre, no me crea tan pendejo. No tengo un porcentaje exacto de cuantas personas en el mundo llevan a cabo las acciones que acabo de describir pero fácilmente puede llegar a un 99.9999999999999999999999 %  Entonces no entiendo el mérito en hacerlo. Hago un llamado a todos los usuarios del  mundo (más de 1280 millones) a que nos unamos en una sola bandera y no publiquemos material alguno que carezca de significado para el resto de la humanidad. Si usted se ganó un premio Oscar, un Grammy (no vale el latino), una medalla olímpica, una copa mundial, un balón de oro, un Nobel o un Pulitzer siéntase en la libertad de compartir con el mundo su gesta. De lo contrario, haga uso de su juicio y pregúntese las razones por las que el matrimonio de su primo en tercer grado de consanguinidad pueden interesar al público en general. De igual forma, tenemos a aquellas personas que publican su blog personal en Facebook donde tratan asuntos que no le interesan a nadie… este…ahemm….mmmmmm lo que pasa con estas personas es que… en otra oportunidad hablaremos de estas personas…

No deja de causarme aquella  sensación emética, el resultado que ha arrojado Facebook como red social. No es más que una máscara totalmente artificial y postiza de cada uno de nosotros. Allí  publicamos todos los viajes que hacemos, pero no publicamos la deuda con la que quedamos cuando regresamos. Publicamos las fotos con nuestras parejas con esa pose romántica viendo hacia el horizonte, pero no publicamos los abusos ni el maltrato, así como no publicamos cada una de las infidelidades ocurridas a lo largo de la relación. Sistemáticamente aparecemos con una sonrisa de oreja a oreja, pero nunca publicamos esos instantes de tristeza y congoja que también hacen parte de la vida. Generalmente un emoticón siempre hace el trabajo.

Esta red social se convirtió en un espacio virtual para decirles a muy pocos amigos y un gran número de desconocidos que nuestra vida es mejor, que tenemos un mejor trabajo, que tenemos más dinero para poder viajar; cuando cada uno de nosotros sabemos exactamente que nada está más lejos de la realidad. La vida no funciona como el Facebook. La vida simplemente no es así.

Me parece que el Jeisbúc está muy sobrevalorado. Después de 10 años, es tiempo de empezar a cuestionarnos si en realidad sirve para algo esa vaina. Si vamos a seguir viviendo de apariencias estúpidas publicando cuanta pendejada pasa en nuestras vidas que no revisten la menor importancia o si por el contrario lo utilizamos como una herramienta para llevar un mensaje (cualquiera que sea) y  proponer ideas para hacer  de este mundo (tan jodido que es está)  algo exiguamente habitable.

Anuncios

Un comentario en “El Jeisbúc!

  1. Jajajaja, muy bueno! Jeisbuk sirve para cotillear y para dar envidia a los demás con nuestras falsas vidas ideales. Ah, y para ser muy solidarios colgando cartelitos en contra de las guerras, a favor de los enfermos de no se qué y cosechando con ellos muchos me gusta porque nadie quiere ser el malo que no apoye una buena causa. Saludos

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s