!Qué muelas tan horribles!

Que más vecinito(a)! Se cumplieron 15 años de la muerte del humorista Jaime Garzón y varios diarios publicaron artículos haciendo alusión a la impunidad y a la situación actual del caso. Yo, tan original como siempre, me voy a disponer a “fusilar” la noticia y a hablarles brevemente sobre este evento en particular.
En ese entonces, la muerte de Jaime Garzón tuvo en mí una connotación totalmente opuesta a las muertes de Gaitán, Lara Bonilla, Galán, o Gómez Hurtado; tal vez a causa de su profesión, porque él no era ningún político consagrado ni mucho menos sino más bien era un mansito que salía en un programa de televisión los domingos a las 7:00 pm (que me parecía aburrido y sin gracia). Fue después de su muerte que me enteré que era el mismo que salía en un noticiero encarnando a un lustrabotas insolente que entrevistaba a políticos y directivos mientras que supuestamente embellecía su calzado. 15 años después de su asesinato, soy incapaz de encontrar la semejanza fisionómica entre Heriberto de la calle y el creador del personaje. Uno, queda claro que a Clark Kent le hubiera bastado una caja de dientes y no unas escuetas gafas de marco negro tipo hipster para conservar su verdadera identidad como Kal-El y dos, la salud oral de Jaime Garzón era un completo desastre.
Hablaba del significado de la muerte de Garzón ¿verdad? Pues bien, siendo sinceros no entendía por qué a su muerte le daban el mismo status mesiánico o de mártir como a otros personajes históricos de los cuales al conocer la noticia de su asesinato, nuestros padres o allegados espetaban un: “si estuviera vivo, nuestro país sería diferente”. Es una afirmación imposible de comprobar pero también esa tendencia mesiánica es muy cuestionable como postulado, no porque esté mal que existan personas que hagan algo por su país ni muchísimo menos (ala) sino porque dejamos en una persona lo que deberíamos hacer todos como sociedad. Por eso es tan peligroso que algunas personas piensen en Uribe o en Robledo (2 de los candidatos con el mayor número de votos en las ultimas elecciones) u otro líder político como su salvador para solucionar los problemas del país.
En la revista Semana se puede ver un video del año 1997 que recomiendo poderosamente, que no es más que la versión completa de un video editado que hemos podido conocer por Facebook (o por lo menos fue ahí donde yo lo vi) que fue grabado en calidad VHS (video home system) en la Universidad Autónoma de Occidente de Cali en la que Garzón aparece como invitado (con la pinta bombacha y los pantalones de las mujeres a la altura del ombligo propia de la época). Hasta el momento en que vi este video pude entender el tipo de personaje que era Garzón. Me encontré con una persona muy inteligente y con un mensaje completamente legítimo hasta nuestros días. Él habla de temas como que los servidores públicos deben preocuparse por atender las necesidades de los ciudadanos y no al revés  (si alguien sabe cómo puedo contactar a un alcalde, un senador o un concejal, por favor que me diga), habla de la participación ciudadana (en un país con un abstencionismo del 60%, y es que el voto debería ser obligatorio so pena de comparendo),  habla de la educación que no toma en cuenta nuestras necesidades, pero lo más importante de toda la conferencia es ver cómo habla de los Rodríguez (no confundir con la banda de rock española) con un completo desparpajo en pleno auge del cartel de Cali y aúpa a los jóvenes asistentes de esa época a tomar cartas en la transformación de su propio país. 
El problema del país somos cada uno de nosotros los colombianos que nos falta educarnos en temas de cultura ciudadana o en empatía y solucionamos todo a punta de boquifrio. Siempre estamos culpando a agentes externos como el gobierno o esperamos que una de todas las advocaciones marianas de la virgen nos haga el milagrito, vivimos renegando de todo pero proponemos muy poco, somos unos cobardes que nos da miedo competir con empresas extranjeras, sentimos que somos unos miserables y que nos deben tener consideración por nuestra condición de sudacas. No jeñor, la violencia es un síntoma que las cosas no están bien y se debe condenar en cualquier situación: cuando matan periodistas, humoristas pero también cuando el marido le pega a la mujer o cuando matan a alguien por un celular. Empecemos cada uno de nosotros por nuestro portón.
El noticiero Quac me parecía aburrido porque no tenía la capacidad de entender los libretos en los que Garzón participaba y en los que a través de sus personajes echaba puyas a los diferentes estamentos políticos del país. 
Según las últimas evidencias su asesinato fue llevado a cabo por órdenes de altos mandos militares que entregaron información de inteligencia al jefe paramilitar de ese entonces Carlos Castaño y luego perpetrado por individuos de la banda La Terraza. 
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s