¡Estoy mamao!

Buenas y santas! Y llegamos al 7 de agosto, fecha que conmemora la grandilocuente Batalla de Boyacá en la que combatieron algo así como 3 mil zambos, mestizos y criollos con más enjundia que conocimiento de Jiu Jitsu, Muay Thai o Krav Magá y aunque no se compara con la cantidad de hombres ni la cantidad de cañones empleados en las guerras napoleónicas, finalmente esa batalla dio forma al lote nuestro, esa greda accidentada e indómita que años más tarde volvería a subdividirse porque así somos los humanos, tenemos que echar estuco y forjar murallas porque no nos soportamos ni a nosotros mismos.

La imagen del presidente en su habitual discurso en la posesión de su segundo mandato era un tanto cansina, jadeante y lanzando arengas entrecortadas que poco aumentaban el tono normal de su voz. Los años le han pasado factura. Siempre me he preguntado qué clase de obsesión al poder puede llevar a alguien a postularse a semejante cargo como ese y más aún a reelegirse, cuando un puesto de esos acaba a cualquier hombre en un factor de 1 a 4 (cada año que pasa es como si uno envejeciera 4). El palacio de Nariño se parece a la habitación del tiempo en el templo de Kamisama con la diferencia que el primero sí esta amoblado.

De toda la retahíla de promesas que hizo, y que dicho sea de paso, es casi imposible de cumplir para cualquier mortal (que no tenga poderes) estuve de acuerdo con él en un punto. Él mencionó algo así como que cada uno de los colombianos tiene que hacer un esfuerzo para que el país tome finalmente el buen camino hacia el progreso. Eso me tomó por sorpresa. Debemos preguntarnos qué podemos hacer para cambiar esta vaina que por muchos años ha estado mal y que nos hemos acostumbrado a ello como cuando nos acostumbramos en la época de los  90`s a las bombas y a los asesinatos por sicariato. Con tal que no nos tocaran a un familiar  todo estaba bien.

Afortunadamente, la situación del país ha cambiado desde esa época vil y abyecta pero todavía falta mucho pelo pa moño. Entre todos los demonios que tenemos exorcizarle al país, me llama poderosamente la atención el de la inseguridad urbana y lo hago por conocimiento de causa. En Bogotá me robaron 3 veces y todos los días andaba viendo caras y desconfiando de cualquier sujeto que me preguntara la hora o una dirección con un terror constante y punzante. Que es esa joda? Eso no tiene presentación! Estoy mamado de ver todos los días en las noticias que matan a la gente por un celular, por una camisa o un mp3.

No tiene sentido! Señores y señoras tenemos que cambiar esa
mentalidad, tenemos que volcarnos hacia otra cultura en la que nadie ose sacarle un chuzo o nada parecido a nadie por ningún motivo. Cada uno de nosotros tiene el poder de elegir. No se puede culpar a la pobreza de la inseguridad. Es nuestra cultura de lo inmediato y la mentalidad del mínimo esfuerzo lo que nos tiene jodidos!

Por eso los invito en el día de hoy  a pronunciarnos contra la inseguridad urbana y los exhorto a hacer cualquier cosa, si, cualquier joda, no se… pongan cualquier vaina en twitter, en whatsapp, hagan un friso, no se… lo que se les ocurra para condenar este fenómeno que ya me tiene hasta la mitra! Hagámosle saber a la sociedad que morir por un celular no es normal. No nos acostumbremos ante esta forma de violencia. La indiferencia nos condena!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s