Por chuchito lindo

Ajá y tú qué? Dicen que en encuentros etílicos con amigos y familiares no se puede hablar ni de política ni de religión, porque todo el mundo termina agarrao. El problema es de nuestra sociedad carente de tolerancia y por sobre todas las cosas: de empatía. Para la muestra un botón, señores pasajeros, porque vengo a hablarles de lo aparentemente sacro y divino. 
Cuando uno está chinche la religión se la imponen a las malas, así como a todos nos  imponen la venida a este mundo asaz abyecto. Aunque estudié en colegio de jesuitas y allá mismo hice la primera comunión y la confirmación (por mera inercia), hasta al sol de hoy (como diría Rey Reinaldo Ruiz) no me considero parte de ninguna religión, entre otras cosas, porque pienso que la religión a través de la historia ha causado más males que bondades. Pensemos por un momento en las cruzadas, la inquisición, el holocausto nazi o para no ir tan lejos,  el conflicto árabe israelí que ahoritica mismo deja tantos occisos que ya pa´ qué se toman el trabajo de contarlos. La religión nos divide, nos obliga a definir un bando determinado, nos pone a mirar raro al otro. 
Pero por supuesto que cada persona puede creer en lo que quiera carachas!, ni más faltaba ala!, lo que cuestiono acá es cuando el dogma de fe se hace desde la ignorancia y el fanatismo.
Todas las iglesias durante la historia de la humanidad han tenido una connotación económica y de poder. Lo cual no me parece que esté mal. Yo puedo entender que para mantener cualquier tipo de establecimiento se necesita pagar arriendo, servicios, personal etc. Lo que sí me parece delicado es cuando se engaña a la gente prometiéndole con unos cuantos pasajes bíblicos la resolución de todos sus problemas y no le dicen de frente el destino del dinero que recaudan. Es delicado cuando a la gente le hacen  “bendecir” el billete de mayor denominación o cuando le prometen que entre más plata done, más milagros y más prosperidad va a recibir con un toque en la cabeza en forma de kame hame ha.
Es importante aclarar algunos temas del catolicismo, como por ejemplo: algunas personas creen que son tres reyes magos los que visitan al niño Jesús, pues nada de eso; en la biblia dice que lo visitan pero no dice cuántos reyes; la tradición se completa porque fueron tres los regalos (mirra, incienso y oro) por ende se cree que el número de reyes son tres. También se piensa, especialmente en el nuevo testamento, que los evangelios fueron escritos por el personaje que aparece en el titulo como Mateo, Marcos, Lucas o Juan. Lo cierto es que los historiadores no pueden saber exactamente el autor, por lo que le asignaron el nombre del personaje central que aparece en el evangelio. 
Hay que tener en cuenta que los evangelios fueron escritos entre 50 y 80 años después de la muerte de Jesús, es decir, ningún autor que escribió los evangelios pudo conocerlo directamente, por lo cual son textos de propaganda sistemática que exageran su imagen y que en algunos casos, se contradicen entre sí. Por ese motivo cuando se habla de embarazos del espíritu santo, milagros, ángeles, resurrección o voces del más allá son solamente recursos de estilo que utiliza el autor para causar impacto en sus lectores.
La narración de eventos extraordinarios no es un fenómeno exclusivo del catolicismo. En el judaísmo moisés pudo dividir las aguas del mar y dios le entregó los 10 mandamientos tallados en piedra. En el islam, el ángel Gabriel le recitaba al oído a Mahoma lo que se convertiría en el Corán. (Curiosamente, el islam tiene otra opinión de la crucifixión de Jesús y consiste en que dios cambió la apariencia de Jesús (Isa) dejando que otra persona fuera crucificada en su lugar. Un poco cruel eh?). En el budismo encontramos que a Siddhartha Gautama antes de encontrar el nirvana y ante una inminente tormenta, una gran serpiente lo protegió (mucalinda). En el hinduismo encontramos que los dioses como Visnú llegan a nuestro mundo  en forma de varios avatares con forma humana o incluso con forma animal. 
Creo que es importante mencionar  que en ninguna religión podemos tomar los escritos o textos de forma literal  puesto que en mi caso nunca he visto un solo ángel por la ventana del Transmilenio ni ninguna tía ha quedado embarazada del espíritu santo ni he escuchado ninguna voz estentórea procedente de la llama de la estufa a gas. Son más bien relatos que dejan un mensaje o una moraleja para el individuo que quiera adoptarlos. Es algo similar a una buena película o un buen libro.
Finalmente, hago una apología vehemente para diferenciar las doctrinas religiosas del aspecto político y gubernamental del país, por la sencilla razón de su incompatibilidad. Me parece grave que partidos políticos con contenidos programáticos netamente religioso estén en el congreso o en el senado donde ponen en detrimento el bien colectivo. Por solo mencionar algunos casos, su doctrina religiosa les impide ver que la comunidad LGBT (lesbianas, gays bisexuales y transexuales) debe y tiene que gozar de todos los derechos de cualquier ciudadano y eso implica el acceso a formar una familia y a conformar una unión reconocida por el estado. Temas como el aborto deben tener una base científica y no religiosa que garantice el acceso a métodos anticonceptivos y al derecho de la mujer sobre su cuerpo. Es muy respetable que cada dirigente tenga una postura religiosa propia, pero es muy peligroso cuando se conforman partidos políticos procedentes de iglesias de garaje y que tienen dogmas de fe contrarios a los derechos fundamentales de cualquier ciudadano.
Saben qué…Dejémonos de vainas si??
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s