Gooolazo Jijuepuerca!!!


Buen día supersona! Me encuentro henchido de gloria patria después del triunfo contundente y ostensible de nuestra selección colombiana de “justbol” si señores… nuestra, de algo más de 47 millones de almas tricolores (si es que existe tal cosa) que gritamos a rabiar (porque desafiando las leyes físicas de la acústica, creemos seriamente que los jugadores y el cuerpo técnico en realidad nos están escuchando cuando indicamos  la jugada a seguir o mostramos nuestra frustración delante de los televisores) y que salimos a las calles con la intención de blasonar nuestros símbolos patrios y advertirle al advenedizo que ese partido que ya era pretérito, aparentemente uno más en este mundial de tantos, era el más importante en la historia balompédica del país. A partir de ahora ya no vamos a hablar de futbol con la nostálgica alineación del pibe, del tino, del tren, del loco, del guájaro y demás remoquetes, que nos vendieron como gesta un empate contra Alemania, un empate parce! no no no…, de ahora en adelante se hablará de otra generación de jugadores, de otro talante, de otra mentalidad totalmente distinta… una que no es tercermundista.

Al término del partido y mientras caminábamos por las calles con unos compatriotas (porque acá y en la polinesia francesa, si uno sacude las cobijas, salen colombianos) pude advertir que habían personas con facciones anglosajonas y poco chibchas, que tenían la camiseta de la selección. Más aún, en un artículo aparecía una modelo de playboy en el que cuenta que dizque se enamoró del conjunto cafetero y hasta  Will Smith (…llamé un taxi y al mirarlo noté que decía fresco, yo no sé por qué…) apareció por allá en Ibagué con la camisola nacional. En otro escrito anterior reseñaba la diferencia entre hincha y seguidor y me parece perentorio recordarles que ahora de buenas a primeras, no todos se pueden subir al bus de la victoria, no jeñor, existen 2 condiciones para ello. Me parece regio el apoyo, la buena energía y toda la vaina pero esa joda de reclamar de la noche a la mañana, los triunfos de otros y pasarlos como propios, no tiene presentación. Donde estaban cuando  Higuita se salió de la cancha  y le quitaron el balón? Donde estaban en el 9-0 contra Brasil? Donde estaban  los últimos 16 años? Ah? Ah? Ah? Ahí si no había actor, ni modelo, ni qué chorizos!
Esta vaina se siente muy rara, muy ajena, es algo parecido a ver un oasis en medio del desierto, hay que ir con cuidado porque puede ser una ilusión “odstica”. Las anteriores generaciones nos habían enseñado que perder era lo estándar, lo corriente, lo natural pero ahora resulta que existe otra opción que nunca habíamos considerado: ga.. gaga… gannn…… gaggggggg…………gagannnnnaa….. gannnnnnnnnnnnnnnnnn………Ganar??? Parece uno de los actos circenses  que utilizan algunas iglesias donde le hacen creer a sus feligreses que el pastor con su grandioso poder,  hace que  el sordo oiga, el ciego vea, el tetrapléjico camine (no existe la palabra cuadripléjico), el mudo hable  ̶  es increíble que las personas en pleno siglo XXI crean seriamente  que algo así  pueda ocurrir. Spoiler alert: el pastor les pasa plata antes de la misa   ̶   Lo que venga de acá en adelante es añadidura y aunque es probable que el viernes contra Brasil se acabe la ilusión, creo que el objetivo se cumplió y se cumplió satisfactoriamente. Espero que esta generación de jugadores y deportistas sienten las bases para grandes triunfos en el futuro. 
Quiero concluir sugiriendo, a riesgo de parecer  el señor Jorge Duque Linares, que el escenario  que se está viendo, en la actualidad, en las canchas de futbol con la selección Colombia, tenemos que llevarlo al campo de juego de nuestro país. Somos una nación que no pasa de exportar café y flores y ya… eso es lo mejor que podemos hacer? Cuando vienen otros países y otras empresas a competir en Colombia, nos da miedo, somos unos cobardes y unos pusilánimes, nos da culillo, nos tiembla la nalguita, che nos ache achi (dedos de la mano hacia arriba, se abren y cierran continuamente), creemos que somos inferiores y con esa mentalidad hemos crecido, ayyy pobrecitos de nosotros que somos tan pobres y miserables!!!! no hemos podido solucionar una guerra civil que data de más de 60 años. No hemos podido! Si algo me ha enseñado vivir en el extranjero es que la única diferencia entre un colombiano y un gringo o un francés o un canadiense es la mentalidad y su cultura. Tenemos que apuntar a ser campeones mundiales, a ser líderes mundiales, a ser potencias mundiales. Talego.
Pd: no cantar jamás: “si se puede, si se puede” (significa que en un estado previo éramos inferiores y que eventualmente  llegamos a alcanzar el nivel del adversario, nunca superarlo) y empezar a escribir barras y rutinas a nuestra selección que contengan una o más frases que puedan durar más de 10 segundos no solo el tedioso: Colombia, Colombia…. Ya. (es cierto, somos bisoños en eso)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s